Son los malos descubridores los que piensan que no hay tierra cuando no pueden ver nada más que mar.
Francis Bacon

Se dice que la calidad de nuestra vida está definida por la calidad de las preguntas que nos hacemos. Las personas que se preguntan siempre encuentran las respuestas y los pensadores más brillantes nunca dejan de hacérselas, porque saben que es la mejor manera de llegar al conocimiento mas profundo.

Me enseñaron que las relaciones auténticas tienen que basarse en la independencia entre personas. Una independencia llevada a tal punto en el que se considera algo irrespetuoso el hacer demasiadas preguntas sobre la vida, los gustos, el conocimientos o las emociones de los demás. En mi tierra se piensa que cuando alguien va a querer decirnos algo lo dirá de propia voluntad, por lo que no hay que ir indagando. Te confieso que nunca me ha gustado esta regla y no entiendo que tiene que ver con el respeto por la independencia. Lo lógico es pensar que cada uno dentro de su independencia decide contestar a lo que considere.

Siempre me ganaba el interés por las cosas que me llamaban fuertemente la intención. Fascinada por el mundo, no dejaba de preguntar por todo y a cualquiera que pudiera aportarme nuevos y diferentes puntos de vista o proporcionarme las respuestas. Cuestionaba lo establecido buscando el porqué de las cosas. Empecé a formular mis propias teorías. Me gusta llamarlas falsas ciencias pues no tenía el conocimiento necesario ni la posibilidad de seguir ningún método científico válido para comprobar la veracidad de mis hipótesis. En ocasiones me sorprendía gratamente cuando algunas de mis teorías locas fueron anunciadas como un nuevo descubrimiento. Muchas otras como la teoría sanguínea que consiste en rodearnos de gente con el mismo grupo para reducir el riesgo de enfermedades o de no ingesta de fruta y verdura oxidada (partes oscuras) aún esperan convalidación científica.

¿Por qué te hablo de todo esto? Supongo que porque considero que hacerse preguntas es la forma más poderosa de aprender y porque creo que no deberíamos dejar de hacerlas. Hay muchos prejuicios sobre aquellos que preguntan. Que son tontos, débiles, ignorantes… y los que preguntan en ocasiones se sienten avergonzados, incomodos o inseguros. Te quiero decir que hacer preguntas es un signo de fortaleza e inteligencia. Las preguntas estimulan, desafían, enseñan e inspiran. No preguntar nos ralentiza, corremos riesgo de cometer errores e indudablemente limita nuestras capacidades intelectuales.

Sin las falsas ciencias nunca podría descubrirse el intersticio, un enorme órgano del cuerpo humano que no se ve bajo el microscopio. No se podría demostrar que realmente es el óvulo quien elige al espermatozoide* y que no el espermatozoide más fuerte fecunda al óvulo.
Se dice que lo invisible es sólo un estado de insuficiente percepción de lo visible. No aceptes las creencias de los demás, haz las tuyas propias, busca enfoques distintos a las soluciones convencionales. Juega y diviértete. Es la forma más sencilla de aprender y de aportar algo nuevo a la sociedad y a ti mismo.

La próxima vez no te cortes pregunta por todo, por nada, por lo que quieras.
* Estudio sobre la fertilización genéticamente sesgada de Dr Joseph H. Nadeau

Anna Glaznat
Anna Glaznat

Hablo con las estrellas y busco su brillo en los ojos de la gente. Sueño y sé que no hay que ir a algún lugar sobre el arco iris para que estos se cumplan. Me encantan las palabras, las que guardan los secretos, esconden sentimientos y se convierten en realidad. Mi propósito de vida es vivirla, saborearla, pegarle mordiscos, embriagarme en ella, crear, inspirar y embellecer el presente. Igual que Torquato Tasso opino que “cualquier momento que no se gasta en el amor, se pierde”. Tengo largo y variado expediente universitario, pero no le doy importancia. Soy una estudiante eterna, de mente inquieta, como una niña pequeña dejándome llevar por las nuevas inspiraciones. Sé que acabo de empezar y me queda aún un largo recorrido para llegar a puerto. Nací en la orilla del Mar Báltico, soy Vikinga, navegante de la vida, en la búsqueda de descubrir nuevos mundos, aventuras, culturas y personas. Te invito que viajes conmigo, que conozcamos en profundidad los sentimientos, las sensaciones que inciden sobre nosotros, que juntos encontremos algunas respuestas.
A piloto diestro no hay mar siniestro, ¿te embarcas?

Find me on: Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Escribe aquí tu búsqueda y presiona enter