Palacio Gran Vía. Hotel 5 estrellas Gran Lujo en La Alhambra

Palacio Gran Vía, a Royal Hideaway Hotel. Un hotel de 5 estrellas que se ubica en una de las calles principales de la Alhambra que fue y será un punto de encuentro para locales y visitantes.

Granada es una ciudad rica en historia, cultura y encanto, reconocida por sus impresionantes monumentos y sus pintorescos rincones. Entre sus joyas más preciadas se encuentran sus calles, que cautivan con su arquitectura única.

En pleno centro de la ciudad se encuentra este hotel de 5 estrellas Palacio Gran Vía, a Royal Hideaway Hotel. Un edificio recuperado con más de un siglo de antigüedad, que ha sido rehabilitado manteniendo el estilo modernista y los elementos originales de la emblemática Banca Rodríguez Acosta.

Gran Vía de Colón, el eje vertebral de la ciudad

Se trata de la principal arteria del centro histórico de la ciudad y su historia está intrínsecamente ligada al crecimiento y desarrollo urbanístico de Granada. A finales del siglo XIX y principios del XX, Granada experimentó un crecimiento urbano significativo, y la necesidad de facilitar la circulación llevó a la planificación de nuevas vías. En este contexto, se concibió la idea de crear una gran avenida que conectara el centro histórico con los nuevos barrios periféricos.

Ahora se extiende desde la Plaza de Isabel la Católica, cerca de la Alhambra, hasta la Avenida de la Constitución, donde se encuentra la Catedral de Granada. A lo largo de esta calle, se pueden encontrar edificios históricos y monumentos: uno de los más destacados es la antigua sede de la Banca Rodríguez Acosta, convertido en este hotel.

Desde 1905 es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, obra del arquitecto Juan Montserrat Vergés, símbolo del modernismo granadino. El hotel se encuentra ubicado sobre los restos del antiguo palacio de Cetti Meriem, que fue conocido también como Casa de los Infantes por haber sido propiedad de los Infantes de Almería, familia emparentada con la dinastía nazarí.

Tras un minucioso proyecto de rehabilitación, liderado por el reconocido arquitecto Carlos Quintanilla, se han conservado elementos arquitectónicos de gran valor como artesonados, suelos hidráulicos e, incluso, las cajas fuertes originales del banco, tanto en las zonas comunes como en las habitaciones. Considerado un exponente del modernismo granadino, hoy Palacio Gran Vía, a Royal Hideaway Hotel es uno de los edificios más icónicos de la ciudad convertido en el hotel boutique 5*GL de Granada con más historia.

Plaza Nueva, la más antigua de Granada

Durante la visita a la ciudad, no conviene pasar por alto Plaza Nueva, a tan solo 4 minutos a pie de este hotel. Se ubica en uno de los puntos álgidos de la ciudad; por uno de los lados se tiene acceso al barrio del Albaicín y la Alhambra, y por el otro conecta con el centro de la ciudad, por donde se puede llegar a la Catedral de Granada.

Durante la época musulmana, aquí se encontraba el puente de Al Hattabin, y durante los siglos XI y XIII, esta zona se convirtió en un punto de vital importancia, donde cruzaban las principales vías de la medina: calle Elvira, Cuchilleros y Carrera del Darro. De esta forma, la zona comenzó a adquirir importancia y se construyeron espacios abiertos para mejorar las comunicaciones. Surge así Plaza Nueva, que actualmente se extiende sobre la bóveda que cubre el río Darro y se concibe como el verdadero centro de la vida granadina.

Caminar por Plaza Nueva es una experiencia encantadora en sí misma. Aquí se mezcla la medina con la ciudad cristiana, y a su alrededor se elevan varios edificios históricos, como la Real Chancillería o la Casa de los Pisa.

Paseo de los Tristes, un crisol de cultura y romanticismo

Continuando la ruta por Granada, a 10 minutos andando, se encuentra el Paseo de los Tristes. Es una de las más románticas de Granada, entre las colinas de la Alhambra y el Albaicín. Oficialmente tiene el nombre de Paseo de Pare Manjón y, anteriormente, fue el paseo de la Puerta de Guadix, uno de los espacios públicos más concurridos de Granada hasta el siglo XIX, cuando comenzó a llamarse Paseo de los Tristes. 

El nombre se debe a que solía ser el lugar de paso de los cortejos fúnebres que iban al cementerio de San José de Granada. Hoy en día, este paseo se presenta como una bella avenida con vistas privilegiadas a la Alhambra, que sigue el curso del río Darro, entre palacios, iglesias, conventos, museos y edificios medievales. Se ha convertido en el sitio por excelencia donde sentarse a descansar y disfrutar de la belleza de Granada.ç

Irene Burillo
Irene Burillo

Como diseñadora, la belleza es un pilar fundamental en mi vida. Este blog nació de esa pasión. Es un espacio creativo donde comparto mis intereses, enfocados en el autocuidado y el amor propio desde una perspectiva ética.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Looking for Something?